11 may. 2017

#Review# ~Copa Menstrual~ Tres años después


Hola a todos!

Hace como 3 o 4 años se pusieron de moda el tema de las copas menstruales. Salieron marcas que las comercializaban de debajo de las piedras, había miles de modelos y de colaboraciones con otras bloggers.

Fue entonces cuando yo también me lancé a probarlas, eligiendo la copa Me Luna como primera experiencia de la que ya os hablé en un primer post.

Hoy quiero hablaros de mi experiencia usando este producto tres años después de haberlo probado por primera vez. Te animas?



Hace 3 años me decidí a comprar mi primera copa menstrual. Ya hacía mucho tiempo que había notado que las compresas me irritaban, los tampones me resultaban un absoluto incordio, no aguantaba el olor, la sensación de tener un pañal, no poder ponerme cierta ropa, no sentirme libre... Entre que mi menstruación es muy dolorosa y los incordios de los productos higiénicos, estaba muy desesperada. Por eso, decidí que merecía probar la copa menstrual.

Opté por Me Luna por primera vez porque era de la que más reviews y buenos comentarios había oído. Cogí un pack que traía una copa de la talla M y otra de la S. Yo me quedé con la M y es la que sigo usando a fecha de hoy.

Antes de utilizarla es muy importante que la hiervas en agua caliente. Puedes hacerlo en un cacillo con cuidado de que la copa no toque las paredes o suelo del cazo para que su material no se estropee.
También puedes hacerlo en el microondas o bien usando un recipiente especial para ello o bien una taza de cerámica durante unos 5 o 6 minutos aproximadamente.

Puede que a priori pueda parecer muy complicado el introducirlo en la cavidad, pero es solo cuestión de un poco de maña y práctica. Tras lavarte bien las manos, la enrollas según las instrucciones de la copa y lo deslizas. Una vez dentro solo tienes que girarlo suavemente para que se despliegue y se quede "atascado" para que nada salga.
Normalmente en este paso se suele escuchar un "chup" o sonido de succión cuando está perfectamente colocado. No hay una descripción, es algo que notas simplemente.

No tienes que notar nada, ninguna molestia, nada, es como si la copa no estuviera. Si te da un poco de miedo, te sugiero que uses un salva slip por si acaso no la hubieras acoplado bien. Pero si está bien puesta ni sentirás nada, ni se escapará nada.


Tal vez ponerla la primera vez sea lo más fácil y lo que todas más conocemos, lo complejo viene para muchas con el cambio, con el vaciar la copa.

Las copas menstruales no se deben llevar más de 8 horas, ya que la sangre que recoge en su interior tiende a descomponerse y producir un olor más acre que puede quedar impregnado en la copa.
El realizar el vaciado de la copa depende mucho del flujo que cada una tenga. Si eres de las que tiene un flujo muy abundante tendrás que realizar el cambio más a menudo, si tu flujo es medio o ligero podrás espaciarlo más en el tiempo.

El momento de vaciar la copa puede ser el que más desagrade a la mayoría de las mujeres, pero personalmente a mi me parece más desagradable el cambio de un tampón o de una compresa.

En casa es donde el cambio resulta más cómodo. No tienes más que pellizcar el bajo de tu copa menstrual para que entre el aire y haya un desacoplamiento, tiras delicadamente hacia abajo de su apéndice y sale con mucha facilidad.

¿Por qué hay chicas que se manchan? Sinceramente creo que es porque hacen este proceso con mucha brusquedad. Hay que tener en cuenta que la sangre es líquida y que si se pega un tirón fuerte es obvio que, como un vaso de agua, se derrame. Yo nunca, nunca me he manchado los dedos de sangre en el cambio, porque lo hago con mucho cuidado y delicadeza. Primero, para no hacerme daño, segundo para no derramar nada y que el cambio sea lo más rápido posible.

Vacías la copa y para volver a usarlo basta con volver a enjuagarlo en el lavabo y listo, vuelves a hacer el mismo proceso para introducirlo. Si os costara, mojad un poco los bordes de la copa para que ésta deslice mucho mejor a su sitio. 
Al contrario de los tampones, introducir la copa jamás me ha dañado, ni me ha resecado la zona. 

Tal vez el problema de la copa se encuentra un poco en el cambio fuera de casa. En muchos baños públicos no hay lavabo junto al aseo, en estos casos yo uso un cleenex o una toallita de higiene íntima sin perfume para que no dañe la flora vaginal que es muy sensible.
Y listo, lo mismo.

Hay muchas chicas que ven este proceso de lo más asqueroso. Yo, como ya dije, no me mancho nunca las manos al cambiarme y el olor es infinitamente menos fuerte que cuando se usan un tampón y ya no hablemos una compresa. Las primeras veces te sientes un poco torpe, pero luego, es como una rutina que haces sola y cada vez encuentras un modo de hacerlo que mejora más y más la experiencia.


Cuando terminas tu periodo, toca el turno de la limpieza. Yo suelo retirar y dejar de usar la copa cuando el flujo es mínimo ya en el último día donde puedo usar un salvaslip por si manchara algo.

Es super importante que pases a limpiar bien la copa nada más dejar de usarla, antes de que cualquier residuo pueda quedarse apegado a ella y generarle un mal olor.

¿Cómo limpiarlo?

Yo uso un jabón íntimo de Cumlaude con un ph 4.5, el mismo que uso para mi higiene íntima. Es un jabón muy delicado y apto para la zona vaginal interna. 
Lo limpio bien, con mucho cuidado con un cepillito de dientes que uso especialmente para esto, para retirar cualquier posible resto, tanto de los pliegues como de los agujeritos que tiene para el aire. Una vez que todo está bien limpio y sin residuos, lo enjuago muy bien y procedo a hervirlo.

Normalmente para hervir la copa lo hago en una taza de cerámica en el microondas. Cubro la copa de agua y le añado un poquito de vinagre para poder eliminar cualquier olor que le quedase. Pongo a calentar de 5-6 minutos a 750W.


Después de sacarlo del agua lo dejo secar al sol un rato, así lo mantengo protegido de cualquier decoloración u olor. La sangre es muy corrosiva y puede despigmentar o colorear la copa, el vinagre y el sol son excelentes para su mantenimiento.
Para guardarlo es muy importante que lo hagáis en el saquito que te envían con la copa o en algún envase muy ventilado, ya que necesita transpirar bien para no coger ningún tipo de bacteria.
Y ya estaría preparado para el próximo uso.

Hay muchísimos tipos y marcas de copas en el mercado. Yo tengo esta de Me Luna y una Lily Cup Compact.


Me gusta muchísimo esta copa de Intimina ya que es muy fácil de llevar en el bolso o el neceser. Está hecha de un material mucho más maleable que Me Luna y tiene unos pliegues que permiten poder compactarla y guardarla en una cajita que trae ventilación. Ese tamaño me permite llevarla siempre conmigo y poder utilizarla cuando estoy fuera de casa.

Aunque me gusta, ciertamente a veces tengo algunos problemas a la hora de colocarla debido precisamente a los pliegues que la hacen compacta, ya que se doblan y necesito algo más de tiempo para manipularla y tengo que poner un poco más de cuidado en su limpieza.

Ambas para mi son muy prácticas y no puedo vivir sin ellas.

¿Ha mejorado mi vida con ellas?

Creo que la información de su uso y su mantenimiento está en mil sitios distintos, pero ahora quiero daros mi sincera opinión sobre ellas, sobre su uso durante estos tres años.

Pros:
- Desde la primera vez que compré la Copa Me Luna no he necesitado volver a comprarme una compresa ni un tampón. Eso es algo de agradecer para mi bolsillo.
- No tengo que soportar olores. Había veces que con las compresas notaba que olía y era algo que me obsesionaba. Y con los tampones me pasaba igual al cambiarlo. Con la copa no hueles la sangre agria, solo ese olor metálico muy leve, a penas apreciable y que no me desagrada.
- Puedo ponerme la ropa interior que quiera sin temor a que se vea la compresa o el hilo del tampón al hacer cualquier movimiento.
- La regla me dura menos. No sé a qué es debido, pero desde que lo uso me dura un día menos, creo que es porque recoge todo el flujo y así no queda nada perdido. También pasa con los tampones, pero estos también absorben otros flujos y al estar acumulados son un núcleo de bacterias que pueden acarrear ciertas enfermedades, trastornos, hongos... etc.
- Estoy ayudando al medio ambiente no contaminando con la celulosa de los productos higiénicos.

Contra:
- A veces da pereza tener que hervirla antes y después del uso.
- Si te pasas de las 8 horas antes de cambiarlo, la sangre se oxida y la copa cambia el color y se le queda muy mal olor. (Esto puedes solucionarlo con el vinagre o el agua oxigenada)
- Si no tienes una copa compacta puede ser un poco incómodo tener que llevarla en el bolso, sobre todo si tu menstruación no es regular y puedes calcular cuándo va a bajarte. Por eso me parecen tan prácticas las de Intimina.
- Antes de pedirla tienes que tener muy claro tu talla. Las medidas van según si has dado a luz o si practicas ejercicio, ya que dependen de la cavidad vaginal y no del flujo.
- Necesita un poco de práctica y tomártelo con calma en cada cambio para no acabar pringada. No hay que ser brusca.

Cuidado con los fakes!

Como todo en esta vida, también las copas menstruales tienen sus falsificaciones. Yo no me fío de su compra, ya que es preferible comprar productos que estén con los certificados correspondientes en sanidad. Tened en cuenta que en estos casos no podemos escatimar en el precio, ya que un material defectuoso puede acarrearnos muchos problemas.

¿Lo sigo recomendando?

Por supuesto. Llevo tres años usándolos y seguiré haciéndolo porque merecen mucho la pena. Para mi, son fundamentales y no hay nada en el mercado que lo iguale. Así que os invito a que las compréis.
Es cierto que la mayoría las venden online, pero también podéis encontrar algunas en farmacias o parafarmacias. Os voy a dejar unos links a algunas de las marcas que yo conozco y que son de confianza.


Tiendas físicas donde encontrarlo:

Cualquier duda dejadla en comentarios y la responderé encantada!
Besos a todas!

Post nuevo Post antiguo Home